Precampañas y spots

Este próximo 11 de febrero concluye la precampaña. El período se creó para que los partidos organizaran procesos democráticos de selección de candidatos, pero ninguno lo hizo. El dedazo, el dedo y el dedito fueron los instrumentos para escoger candidatos.

La precampaña se usó para campaña. Los candidatos eran ya candidatos, aunque fingieran ser precandidatos. Los spots de radio y televisión presentaban propuestas de campaña y promovían a los candidatos entre la población en general, sin importar la apresurada declaración final de que los mensajes iban dirigidos a los miembros del partido o a los delegados de las convenciones.

La precampaña no ha cambiado la situación de los candidatos. En todas las encuestas de empresas reconocidas sigue apareciendo en primer lugar Andrés Manuel López Obrador, seguido de Ricardo Anaya y de José Antonio Meade. Donde discrepan los estudios es en los porcentajes. Según Parametría de Francisco Abundis, López Obrador tiene 34 por ciento, contra 23 de Anaya y 18 de Meade en una contienda con tres independientes, entre los que Margarita Zavala obtendría 7 por ciento y Jaime Rodríguez, El Bronco, y Armando Ríos Piter 3 por ciento cada uno. Las cifras son muy similares a las que Alejandro Moreno registró en una encuesta para El Financiero: López Obrador 38, Anaya 27 y Meade 22, con Margarita 7 y El Bronco y Ríos Piter 3 cada uno.

Estas encuestas no eliminan las cifras de indecisos y de no respuesta, que siguen siendo altas. La de Alejandro Moreno es de 24 por ciento. En Parametría se registra 14 por ciento.

La precampaña no cambió de forma importante las preferencias. Parametría, por ejemplo, tuvo encuestas en diciembre de 2017 y en enero de 2018. En el careo con dos candidatos independientes, el apoyo de López Obrador subió de 31 a 33 por ciento y el de Anaya de 19 a 22, mientras que el de Meade bajó de 20 a 18. Los movimientos son pequeños, pero sugieren que en la contienda se están destacando los dos primeros mientras que Meade se está quedando atrás. Los puntos porcentuales de cambio, sin embargo, están dentro del margen de error.

A partir de este lunes 12 de febrero empezará la intercampaña. Los candidatos no podrán tener presentaciones formales hasta el 30 de marzo, cuando empezará por fin la campaña formal. Las reglas de la intercampaña son cuando menos confusas. Los candidatos no pueden pedir el voto ni hacer propuestas, pero sí pueden dar entrevistas. La avalancha de spots no disminuirá, pero éstos ya no tendrán como protagonistas a los candidatos, o precandidatos, sino a los partidos y alianzas.

Las precampañas son un ejemplo de cómo la creciente complejidad de las reglas electorales no arroja los resultados que se desean. No porque haya precampañas, por ejemplo, se vuelven democráticos los partidos.

El orden de los candidatos refleja fundamentalmente el tiempo que los candidatos han tenido acceso a los spots. López Obrador ha sido el protagonista de casi todos los espacios en medios de Morena desde 2014. Ricardo Anaya aprovechó los tiempos de su partido para promoverse desde 2015. Meade solo ha tenido acceso a los spots a partir de diciembre de 2017.

De poco han servido las reglas para lograr equidad. En realidad, el sistema electoral da una ventaja enorme a quienes se apropian para su beneficio de los spots de sus partidos. Todas las demás reglas valen poco o nada.

 

Twitter: @SergioSarmiento

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates