Duarte y la corrupción

No pudo mantenerse en el poder hasta el final. Este 12 de octubre, en vez de celebrar el día del descubrimiento de América, Javier Duarte se vio obligado a pedir licencia como gobernador de Veracruz. Lo hizo bajo una presión enorme, incluso desde su partido, el PRI, y del gobierno federal. Enrique Ochoa, presidente del PRI, ofreció un exhorto “a las autoridades federales a cumplir su responsabilidad para que continúen las investigaciones contra Javier Duarte”. A pesar de que desde Los Pinos se le retiró el respaldo desde hace meses, Duarte ofreció un video grabado el día de su renuncia en el que agradeció al presidente Enrique Peña Nieto el apoyo recibido en su mandato. Hasta el último momento el gobernador se mantuvo fiel a las viejas formas del priismo.

 

No hay duda, sin embargo, de que el PRI ha abandonado a Duarte y lo ha hecho porque los costos políticos de la corrupción son cada vez mayores. El PRI sabe que, si no logra quitarse la imagen de corrupción, será muy difícil que gane el estado de México o la elección presidencial de 2018. En buena medida la baja popularidad del presidente Enrique Peña Nieto se debe a una percepción de corrupción en la compra de la Casa Blanca y en otras acciones del presidente, de miembros de su familia y de su equipo de trabajo.

El propio Enrique Ochoa, quien se ha hecho cargo de la presidencia del PRI con el propósito de limpiar y rejuvenecer el rostro del partido, no ha salido ileso de la dirección general de la Comisión Federal de Electricidad. A pesar de que renunció por voluntad propia para irse al PRI, recibió una “liquidación” de 1.2 millones de pesos después de dos años y cinco meses de trabajo. También otros miembros de su equipo fueron recompensados con cantidades enormes por breves períodos de trabajo. Tanto Ochoa como los funcionarios de la CFE afirman que los pagos son legales, pero el fantasma de la corrupción ha afectado a quien debería haberla alejado del partido.

La decisión de forzar la licencia de Duarte es de carácter político. Javier Duarte es el gobernador priista más cuestionado por presuntos actos de corrupción. Si el PRI quiere proyectar la imagen de un partido que se renueva y combate la corrupción, una forma de hacerlo es buscar a un villano a quien repudiar. Y Duarte es el villano ideal. Pero no es claro que la estrategia vaya a funcionar. Otros ya ex gobernadores cuestionados como César Duarte de Chihuahua y Roberto Borge de Quintana Roo no han sido separados del partido.

Las encuestas señalan que la corrupción es uno de los temas que más preocupan a los mexicanos. Si en el pasado había una actitud más laxa, porque se consideraba que la corrupción era una especie de lubricante económico o un problema cultural, como ha dicho el presidente Peña Nieto, hoy el rechazo a cualquier acto o simple apariencia de corrupción o conflicto de interés se vuelve tajante.

Andrés Manuel López Obrador ha sido el político que más ha sabido explotar una imagen de honestidad, a pesar de que se le ha cuestionado por una declaración 3 de 3 en la que supuestamente no tiene ninguna propiedad. Es una de las razones por las que se encuentra en primero o segundo lugares en las encuestas para el 2018.

Para el PRI el cambio de imagen es urgente. Por eso ha forzado la licencia de Javier Duarte. Pero se necesita mucho más para acabar con una imagen que se arrastra desde hace décadas y que no ha hecho sino fortalecerse en este sexenio.

 

Twitter: @SergioSarmiento

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates